miércoles, 11 de octubre de 2017

El jugador Salcido encuentra el futbol más divertido ahora

Con el equipo sumido en una mala racha y lejos de la Liguilla, para el capitán del Guadalajara, Carlos Salcido, no fue el mejor momento para cumplir sus 301 partidos en Primera División de México.

El veterano de 37 años fue titular en las derrotas ante los Lobos BUAP y los Tigres, por la ausencia de Jair Pereira.

Con 16 años de carrera, el defensa dijo disfrutar mucho más de su profesión que cuando era un juvenil.

"Para mi significa una regularidad en la profesión", opinó. "A veces uno como futbolista se topa con lesiones o cosas inesperadas y de consecuencias, pero creo que la regularidad me ha llevado a siempre tratar de estar ahí".

En tu segunda etapa en las Chivas tienes un rol más de líder.
"Líder siempre me he sentido. Son etapas, porque un futbolista al principio sueña con consolidarse, lograr un puesto en el equipo y cuando lo logras lo difícil es mantenerse. Gracias a Dios, se me dio. Después comienzas a soñar con otras cosas, visualizas los momentos para seguir creciendo y, gracias a Dios, se me dio la posibilidad de salir a Europa.
"Después de Tigres y volver a Chivas llega una etapa donde todos sabemos que pierdes muchas cosas: velocidad y otros temas, es normal y lógico, pero ganas otras".

¿Sientes que has perdido facultades?
"Te estaría mintiendo si te digo que me siento como un joven de 20 años o para andar a corre y corre, pero, a diferencia de un joven, hoy disfruto más el futbol, lo saboreo más, lo vivo más, le veo todas las cositas que en su momento no dimensionaba, que cuando tienes 20 años no tienes la capacidad de ver, sentir o vivir.
"Con el tiempo te das cuenta de situaciones, sufrimiento, experiencias y eso es la responsabilidad que en automático te da el tiempo, la jerarquía o la edad".

¿Cómo lo mides?
"Cuando tienes 20 años y el equipo pierde sientes que no es una gran culpa o responsabilidad tuya, pero hoy voltean a ver a la gente más grande y a veces nos sentimos más señalados. Cuando el equipo gana y está bien, somos los que menos recibimos cosas: tres o cinco mensajes de felicitación o aliento; cuando pierde recibes 10, pero de todo".

Cuando te dicen que serás titular por la lesión de Jair, ¿estabas consciente de que cumplirías 300 juegos?
"La verdad, no estaba consciente. Uno no está metido en esos temas, la verdad, ni pensando en que va a ser mi partido 300, 200 o 100. Son consecuencia del trabajo, cosas en las que piensas al final. Estás más pensando en cómo va el equipo que en los títulos personales.
"Este torneo no ha sido muy bueno para nosotros, no hemos encontrado en el equipo una regularidad para que saquemos mejores resultados, entonces, en lo que menos se piensa es en si logras algo en lo individual".

¿Después del juego tampoco te diste cuenta de tu logro?
"Nunca lo contemplé, de hecho, apenas ahora, pero la realidad es que mentiría si dijera que sí, porque ese día después de una derrota (contra los Lobos) te vas a casa con un sabor amargo, preguntas y dudas que buscas descifrar. Siempre quieres que sea el siguiente día para entrenar y comenzar a sacar un poco la frustración y arreglar lo que dejaste de hacer en ese juego".

¿Ves posible cumplir superar los 310 juegos en caso de entrar a la Liguilla?
"Posible, sí, llegar a la Liguilla claro que es posible. Lo que sí te puedo decir es que, una vez entrando, lo vamos a hacer embalados y a andar bien, ahí se pone bueno el asunto.
"Falta tiempo, hay puntos en disputa y sabemos que, si agarramos una rachita de tres o cuatro partiditos, ya estaremos ahí, matemáticamente podemos. Es difícil pensar que haremos un torneo de tan pocos puntos con el equipo que se tiene".

¿Hasta dónde crees tu cerrar tu cifra de juegos oficiales?
"No lo sé, no es esa mi prioridad; estoy acá y, como siempre digo, hasta donde las piernas y el patrón me aguanten. Le doy gracias a Dios porque sigo sintiendo esa cosquillita de competir, de estar en la cancha, no darme por vencido, estar siempre peleando, tratando de conseguir un puesto y estar listo para suplir a un compañero cuando se necesite".

¿Ya sea en las Chivas o en otro lado?
"Claro, mientras tenga esa ilusión y esas ganas de seguir jugando, lógico, en donde se siga dando la posibilidad; si es en Chivas, estaré contento y sin problema".