sábado, 14 de octubre de 2017

El uruguayo Luis Suárez marcó su tercer gol en la Liga española


El uruguayo Luis Suárez marcó su tercer gol en la Liga española a falta de ocho minutos para el final y permitió al Barcelona rescatar un empate 1-1 el sábado en cancha del Atlético de Madrid, que truncó la foja perfecta de los blaugranas en el campeonato.

"El Atlético defiende muy bien. Creo que merecimos más, pero es un punto valioso ante uno de los rivales que nos va a pelear la Liga", valoró Suárez.

El Barsa sigue líder por la octava fecha, ahora con 22 puntos y cinco de ventaja sobre el Real Madrid.

El astro argentino Lionel Messi no logró ampliar su cuenta de máximo cañonero ante el Atlético, que se adelantó con un tanto de Saúl Ñíguez a los 21 minutos, pero vio como Suárez acudió al rescate de su equipo a los 82'.

El conjunto dirigido por el argentino Diego Simeone aguantó el empuje inicial del Barsa y progresivamente se fue acercando al arco de Marc-André ter Stegen, quien paró sucesivos remates de Antoine Griezmann, el segundo tras brillante sotana en carrera a Piqué, antes de encajar el primer gol del partido.

Lo marcó con un tiro magistral Saúl, finiquitando una jugada colectiva más propia de los culés que del Atlético, en que el canterano recibió un toque entre líneas de Yannick Carrasco y apuntó brevemente al ángulo derecho del arco antes de soltar un zapatazo con efecto descendiente, imposible para Ter Stegen.

El Barsa quiso pero no pudo en el primer tiempo, lastrado por la ineficacia de Suárez, tanto en el remate como el desmarque, y el decreciente protagonismo de Iniesta en tareas organizativas.

Messi, en cambio, se agigantó en el segundo tiempo, aunque no lo suficiente como para voltear el partido ante un Atlético que se defendió con fiereza.

El astro argentino estrelló un tiro libre en el poste y un zurdazo en Oblak, e incluso envío fuera un disparo frontal con sello de gol.

El cansancio lastró a ambos equipos en el desenlace, que vio emerger finalmente la figura de Suárez con un remate forzado que sacó con apuros Oblak y el gol del empate, cabeceado hacia abajo desde el área chica, sin opción para el arquero.