miércoles, 11 de octubre de 2017

Los Jefes de Kansas City aprovecharon la ausencia desde principios de partido

Los Jefes de Kansas City aprovecharon la ausencia desde principios de partido de J.J. Watt para mantenerse como el único cuadro con marca invicta en la temporada.

Kansas City superó 42-34 a los Texanos de Houston en una clara demostración de poder para alcanzar su quinta victoria seguida.

El toque dramático del día lo dio el defensivo Watt, quien se lesionó en una jugada a la mitad del primer cuarto de juego. El jugador tres veces Defensivo del Año se quedó tirado en el suelo mientras se tocaba su pierna izquierda.

Reportes posteriores indicaron que se fracturó la tibial y estas son malas noticias para los Texanos. Watt apenas había regresado esta temporada después de perderse los últimos 13 partidos de la anterior tras su segunda cirugía de espalda.

Pero los Jefes hicieron lo que les tocaba. El mariscal de campo, Alex Smith, completó 29 de 37 pases para una ganancia de 324 yardas con tres anotaciones, además ligó partidos sin intercepciones.

Tuvo de socios al receptor Charcandrick West, quien con dos recepciones para 12 yardas consiguió anotar en un par de ocasiones. Travis Kelce sumó ocho atrapadas para sumar 98 yardas, pero sin touchdown.

En las yardas terrestres Kareem Hunt tuvo 29 acarreos para 107 yardas. El receptor Chris Conley salió lastimado.

Por el lado de los derrotados, el pasador suplente DeShaun Watson se lució con cinco pases de anotación, producto de 16 pases completos de 31 lanzamientos, y 261 yardas.

El receptor DeAndre Hopkins amarró tres anotaciones.